Cómo crear una app para Android e iOS - Sencillo tutorial paso a paso

Escrito por el Jueves, 6 de Julio 2017

Cómo crear una app para Android e iOS - Sencillo tutorial paso a paso

Cuando se entiende las tres cosas siguientes, crear una app parece ser mucho más fácil:

  • Tu concepto y los objetivos asociados
  • El diseño y la estructura de tu app
  • Las diferentes etapas del desarrollo de tu proyecto

 
Si justo empiezas a pensar en la creación de tu app, todo eso te puede parecer muy intimidante. Este artículo ha sido pensado para darte un vistazo sobre la creación de una app, para iOS, Android y la Web, desde cero.
 
Perfeccionamiento de tu idea, establecimiento de tus objetivos, creación de un prototipo y publicación sobre las Tiendas serán unos de los temas de los cuales vamos a hablar.
Sin más tardanza, ¡entramos en el meollo del tema!
 


1. Definir sus objetivos

La idea de una app puede aparecerte en cualquier momento, como por ejemplo en la necesidad de recibir ayuda en tareas cotidiana o para divertir la gente. También puede ser la etapa siguiente de un concepto ya existente (transformar una página web en una app por ejemplo). Si quieres dar vida a tu proyecto, es más probable que vuelva a ser un verdadero producto de marketing o bien un negocio (o al menos una parte). Entonces, como para cualquier negocio, establecer unos objetivos requiere un vistazo analítico del proyecto.
 
Cuando defines el mapa de ruta y los objetivos de tu app, tienes que enfocarte en tres aspectos claves para definir tus objetivos: Producto, Crecimiento y Finanza.


Cómo crear una app para Android e iOS - Sencillo tutorial paso a paso
Al principio, es importante entender lo que puede aportar tu idea, en términos de resultados. Es una buena manera de empezar a pensar en los objetivos de tu producto ya que se tratará de la dirección que vas a seguir para el diseño y el desarrollo de sus funcionalidades. Aquí tienes unos ejemplos de preguntas a las cuales tendrías que pensar para definir los objetivos de tu aplicación:
 
¿Cuáles son los beneficios de tu proyecto?
¿Cómo va a ayudar/divertir el usuario final?
¿Ves el producto evolucionar en el futuro?
¿Cómo quieres que los usuarios interaccionen con él?
 
Una vez haber contestado a estas preguntas, tendrás una mejor visión de las características sobre las cuales tendrás que enfocarte al principio y de evolución de tu app en el futuro.
 
Desde un punto de vista marketing, también tienes que considerar como tu producto va a entrar en el mercado y cuales son las etapas claves que quieres alcanzar en términos de desarrollo de tu base de usuarios. Desarrollar una comunidad potente es uno de los factores claves del suceso de los productos digitales, y es por esa razón que no tienes que despreciar esta etapa. Entonces, ¿qué tendrías que determinar?
 
¿Cuál será tu público objetivo?
¿Cómo lo alcanzarás?
¿Cómo convertirás tus usuarios potenciales?
¿Cómo mantendrás tus usuarios para que se queden comprometidos?
 
Después de haber tenido una mejor idea del futuro aspecto de tu producto y de como vas a desarrollarlo al largo del tiempo, es imprescindible considerar su viabilidad financiar. Que la app sea desarrollada como una baza para tu negocio o como un proyecto pleno, tener objetivos claros te permitirá tener una mayor influencia en el largo plazo. Contestar  las preguntas siguientes puede ayudarte:
 
¿Cómo vas a financiar el proyecto?
¿Es un proyecto con o sin fines de lujo?
¿Cuáles son los ingresos esperados (publicidad, suscripciones, etc)?
 
Todos estos elementos te van a permitir modelar tu idea e ir más allá en el proceso de creación, con una vista clara sobre lo que quieres alcanzar. Por supuesto, los objetivos que vas a establecer al principio de la aventura podrán evolucionar en el tiempo. Sin embargo, es importante quedarse enfocado sobre la base del plan que has construido, para quedarse práctico y poder hacer la diferencia con tu app.

2. Buscar su mercado objetivo

Una vez que hayas decidido que tu idea vale la pena de estar llevada al cabo, puedes ocuparte de su ejecución concreta. A partir de tus búsquedas, estarás capaz de validar tus hipótesis de inicio, y de ajustar (si es necesario) los objetivos que has establecido durante la etapa precedente.
 
¿Qué tipo de información tienes que buscar durante esas búsquedas?
 

1. Los buenos viejos datos demográficos

 

¿Cuál es la edad media de tus usuarios?

¿Dónde están ubicados tus usuarios?

¿Cuál es la situación de conectividad de tus usuarios (siempre conectados/a veces/nunca tienen acceso a una conexión internet estable)?

¿Qué tipo de dispositivos utilizan tus usuarios?

¿Cuál es la situación financiar media de tus usuarios objetivos?

 

2. Tendencias comportamentales

 

¿Pasan más tiempo tus usuarios en la web o en aplicaciones móviles?

¿Están dispuestos a descargar tu app?

¿Dónde buscan información?

 
Una buena manera de recoger todos los datos mencionados arriba es crear un perfil tipo del usuario objetivo, lo que te dará una información preciosa así como indicaciones sobre como puedes desarrollar tu producto para responder a sus deseos y necesidades.
 
Mientras cada proyecto es diferente, podemos observar ciertas tendencias que parecen aplicarse en la mayoría de los casos. Por ejemplo:
 

  • Un deseo decreciente de descargar aplicaciones en sus dispositivos
  • Una paciencia cada vez más débil para los tiempos de carga lentos, lo que puede dar lugar al enfado más rápido de los usuarios, así como el abandono de su misión
  • Una tolerancia cada vez más débil en cuanto a la falta de seguridad
  • Una voluntad cada vez más débil de tener que hacer con los Grandes de la industria
  • Un fuerte valor otorgado a la utilidad de un producto, así como una cierta facilidad a suprimir los elementos que no aportan ningún valor añadido significativo y que ocupan espacio en sus dispositivos
 

2. Definir su concepto

Cómo crear una app para Android e iOS - Sencillo tutorial paso a paso
Una vez que hayas terminado tus primeros análisis, puedes sacar las conclusiones pertinentes. Ya puedes entender cual es tu audiencia y has establecido tus objetivos. Ahora, hay que entender cuales son los aspectos/funcionalidades tangibles que constituirán tu modelo de negocio y como vas a alcanzarlo. Aquí tienes unos de los objetivos los más comunes, así como sus exigencias:
 
1. Monetizar
 
¿Podrías tener acceso pagado a tu producto?
¿Podría ser gratuito, pero incluir otras opciones de monetización, como la publicidad?
¿Podría el modelo Freemium ser una opción?
 
2. Hacer correr la voz
 
¿Cuáles serán los esfuerzos que aportar para asegurar la visibilidad de tu app?
¿Cómo puedes fomentar tus usuarios a compartir tu contenido?
¿Cuáles son los obstáculos que podrías eliminar y que podrían obstaculizar el acceso directo a tu mensaje?
 
3. Reforzar un negocio/proyecto existente
 
¿Cuáles son las comodidades/los valores añadidos que les faltan a tus usuarios?
¿Cuáles son las razones corrientes para las cuales los clientes desaparecen y cómo podrías resolver eso gracias a una app?
¿Qué impide a tus usuarios descubrirte y darte una oportunidad?
 
Basándote sobre las respuestas a estas preguntas, puedes organizar y estructurar el concepto de tu app, incluyendo las funcionalidades claves y los beneficios buscados (para ti y el usuario). Sé pragmático y específico lo antes posible. Aquí tienes unos ejemplos de la manera en que puedes ser eficaz cuando defines tus necesidades:
 
Ineficaz: Quiero comunicar con mis usuarios.
Eficaz: Quiero comunicar con mis usuarios a través de notificaciones push y SMS.
 
Ineficaz: Quiero recompensar mis usuarios.
Eficaz: Quiero recompensar mis usuarios a través de un programa de fidelidad gracias al cual pueden obtener puntos cada vez que compran o comparten en las redes sociales.
 
El diagrama de abajo es un ejemplo concreto del concepto de una app para una radio que puedes tomar como ejemplo:

Cómo crear una app para Android e iOS - Sencillo tutorial paso a paso
Una vez que tengas todas tus ideas y conceptos en la mente, te será más fácil determinar la importancia de cada funcionalidad, así como de la arquitectura de tu aplicación. Es un buen ejercicio para entender como realizar el mapa de ruta del desarrollo de tu app.

4. Crear su prototipo

La etapa siguiente del proceso de creación es de llevar al papel los conceptos que has definido, y elaborar el esqueleto de tu aplicación. En esta etapa, estás planificando la estructura de tu app, así como la base de la navegación y de las interacciones en tu aplicación.
 
Ahora te preguntas seguramente porque no puedes ya trabajar el diseño de tu app.
 
Realizar una maqueta de tu app te permite concentrarte sobre las partes esenciales de tu interfaz, incluso antes de empezar a trabajar los elementos del diseño y los estilos. Haciendo eso, te será más fácil identificar donde poner los componentes claves de la app y como ponerlos asequibles al usuario. Utilizar maquetas te permite también hacer cambios en el boceto de la interfaz más rápidamente que si lo trabajarías directamente sobre la versión final.
 
En resumen, se trata del storyboard de tu app.

Cómo crear una app para Android e iOS - Sencillo tutorial paso a paso
Más allá de la visualización de tu proyecto, los bocetos que produces durante esta etapa te simplificarán la comunicación dentro de tu equipo y con tus clientes, ya que te concentrarás sobre los objetivos y las prioridades de tu producto. También puedes empezar tus maquetas con un papel y un lápiz para después continuar con una herramienta digital como:
 

5. Explorar sus opciones

Una vez que hayas realizado una maqueta decente, puedes ir más allá y empezar a determinar como vas a dar la vida a tu proyecto. Hay muchas cosas que considerar durante esta etapa. Entonces, es importante de tomar el tiempo para estar seguro de haber estudiado meticulosamente todas sus opciones.
 
Concretamente, tienes 3 opciones que puedes elegir para la creación de tu app:
 
1. Desarrollarla así mismo  
 
Si tienes las competencias adecuadas, está opción es particularmente pertinente. Puedes decir codear completamente la app desde cero, o utilizar una herramienta para ganar tiempo sobre la base y añadir códigos personalizados si tienes la oportunidad (y la necesidad).
 
Lo que se tiene que tomar en cuenta aquí, es la amplitud de tus competencias. Si deseas estar presente sobre múltiples plataformas, tienes que saber codear en varias lenguajes (Objective-C, Swift, Java, CSS, etc) y debes tener el tiempo de repetir este trabajo para cada una de las plataformas.
 
2. Utilizar un constructor de aplicaciones
 
Los constructores de aplicaciones son una buena opción para ahorrar tiempo y dinero, además de obtener un proyecto que mantiene el rumbo. Tengas en cuenta que todos los proyectos no son adaptados a los constructores de aplicaciones – si tienes necesidades específicas y complejas, hay más posibilidades que necesites una solución personalizada. Investiga, prueba meticulosamente varias plataformas y toma el tiempo de hablar con los equipos de venta para explicar las necesidades que has descubierto durante las etapas precedentes. Podrán decirte muy rápidamente si tu proyecto es viable o no con su plataforma.
 
Varias cosas que considerar cuando eliges un constructor de aplicaciones:
  • ¿Propone todas las funcionales que necesito? Si no, ¿tengo la opción de añadir código personalizado (si tengo los recursos para hacerlo)?
  • ¿Tiene plantillas de apps para la industria que me interesa?
  • ¿Cuáles son las plataformas para las cuales ese constructor produce aplicaciones (nativa, web, etc)?
  • ¿Cuál es la política en el caso en que decido dejar de utilizar el servicio?
  • ¿Es la plataforma intuitiva (es decir, ¿cuánto tiempo necesito para entenderla y saber cómo utilizarla?)?
  • ¿Cuáles son los costes? Si se trata de un constructor de aplicaciones low-cost, ¿cuáles son los límites que puedes perjudicar a mi proyecto?
 
3. Emplear alguien para desarrollarla
 
Que sea emplear una agencia o un desarrollador freelance, puedes fácilmente encontrar alguien por Internet. Sin embargo, hay que sopesar los pros y los contras de esta opción. Para la mayoría de la gente, aquí, el factor determinante es el coste de tal servicio. Emplear alguien para la creación de tu app es de lejos la opción más costosa. Sin embargo, si tienes los recursos, puede ser el mejor medio para obtener el producto exacto que tenías en la mente, sin tener que hacer compromisos que implica a veces el uso de un constructor de aplicaciones.

6. Elegir su tecnología

Espero que hayas seguido bien hasta aquí, porque ahora vamos a hablar por fin de la parte técnica.
 
Diferentes tecnologías pueden ser utilizadas para crear un proyecto de app móvil. El criterio para elegir una tecnología en lugar de otra depende esencialmente de la evaluación de los beneficios que ofrecen y de la inversión (tiempo y dinero) requerida para realizar las especificaciones de la app. Además, tienes que evaluar los recursos que tienes en las manos, en términos de conocimientos técnicos y del tiempo disponible que dedicar al proyecto.
 
Vamos a concentrarnos sobre tres enfoques dominantes para la creación de aplicaciones, facilitando también las instrucciones sobre como empezar con ellas.
 
Nativa
Desde el inicio del mercado de las apps, las tecnologías nativas para iOS y Android siempre han sido punteras en el desarrollo móvil. Es debido a que este método ofrece productos fiables y de alta rendimiento que pueden acceder a una gran variedad de APIs nativos y de funcionalidades disponibles para smartphones y tabletas. Además, crear una app con código nativo quiere decir que vas a crear productos independientes para cada sistema de operación específico, lo que te permitirá entregar la interfaz adecuada para cada dispositivo.
 
iOS
Apple dispone de su propia manera de desarrollar aplicaciones, con dos lenguajes comunes (Objective-C y Swift, y sus estructuras asociadas). El que está interesado en la programación iOS puede consultar la amplia documentación propuesta por Apple.
 
Android
Android también es un OS móvil mayor, con Google como principal defensor y contribuyente. Diferente de iOS, Android está en open source, lo que significa que su comunidad de desarrollo puede integrar funcionalidades personalizadas y implementarlas en los dispositivos de varios constructores. También, Google pone a disposición contenido y formaciones para los nuevos desarrolladores Android, lo que les permite aprender el lenguaje Java y la estructura del SDK.
 
Web
Otra opción para desarrollar tu app es de hacerlo con las tecnologías web. Ha vuelto ser una opción popular desde que los desarrolladores hayan empezado a utilizar HTML5 y que los navegadores web (para desktop y móvil) hayan invertido mucho para soportar la tecnología. Esta combinación permite realizar una experiencia app-like. También es posible ir más allá encapsulando el código de la web en un contenedor nativo (incluyendo especialmente los aspectos UI) con la meta de crear una app híbrida que los usuarios pueden instalar y utilizar de la misma manera que una app nativa.
 
Un nuevo concepto se está volviendo de moda: las Progressive Web Apps. Las apps creadas siguiendo este método ofrecen una experiencia de usuario avanzada, gracias a la combinación de las tecnologías web radicalmente mejoradas y de principios nativos. La ventaja aquí es que las apps pueden funcionar independientemente de la forma y del sistema operativo.
 
Cuando hayas elegido la(s) plataforma(s) sobre la(s) cual(es) quieres publicar tu app, tu búsqueda demográfica será más fácil. Hay que familiarizarse con las pros y contras de cada una para elegir la mejor solución. Es importante saber lo que es lo más benéfico para ti y para tu audiencia.
 
Aquí tienes unos ejemplos de lo que hay que considerar en tu reflexión:

7. Empezar a trabajar

Ahora que hayas tomado todas las decisiones difíciles, ¡hay que empezar el trabajo!
 
Obviamente, el proceso puede variar según el método elegido para desarrollar tu app. Así, para el resto del artículo, vamos a admitir que hayas elegido la opción, del constructor de aplicaciones. En este caso, el proceso de creación parecerá a algo similar a:
 
1. Diseño
 
Hay varias cosas que decidir aquí: el tema de color global de la app, el estilo de la cabecera, el modo de navegación, el icono que representará tu app en las Tiendas y/o sobre la pantalla principal de tus usuarios, la pantalla de inicio, etc.
 
Cuando trabajas el diseño de estos elementos, hay que seguir consistente con el diseño que ya identifica tu marca, como el logotipo, los colores, las tipografías, etc.
 
 
2. Contenido
 
Ahora hay que añadir los elementos que quieres compartir a proposito de tu negocio/proyecto: fotos, ficheros audio, mapas, y aún más. En ciertos casos, podrás simplemente crear el contenido directamente desde el back office de la plataforma. En otros casos, tu contenido podrá ya estar disponible en una fuente externa y sólo tendrás que sincronizarlo (gracias a un canal de RSS, un live stream, o un media social).
 
 
3. Funcionalidades/Extras
 
En la mayoría de los casos, es en esta etapa que vas a dar un valor añadido real a tu app para tus usuarios. No olvides de siempre guardar en la mente tu estrategia de compromiso cuando añades nuevas funcionalidades.
 
¿Es tu principal objetivo guardar un contacto permanente con tus usuarios? Puedes activar las notificaciones push e ir más allá utilizando las notificaciones geolocalizadas o autorizando tus usuarios a suscribir al contenido que les interesa, gracias a las notificaciones programadas. ¿Quieres crear una comunidad alrededor de tu aplicación? Puedes utilizar funcionalidades “sociales” como el chat, la posibilidad de comentar el contenido, o la oportunidad para tus usuarios de contribuir al contenido de la app.
 
 
4. Personalizar
 
Si es necesario y posible, explora las opciones de personalización que la plataforma te puede ofrecer y añade funcionalidades o opciones de diseño que no estaban disponible por defecto. La personalización es la manera la más eficaz de sacar tu app a la luz entre las demás de su tipo.
Cómo crear una app para Android e iOS - Sencillo tutorial paso a paso

8. Test

Después de haber aglutinado todos los elementos del proceso de creación de tu app (concepto, diseño y tecnología), recuperarás una versión cercana de la que lanzarás. Sin embargo, antes de compartir tu nueva aplicación al mundo entero, toma el tiempo de realizar una serie de pruebas para verificar que todo funcione como querido. Tienes que probar todas las versiones de tu app que prevés de publicar (iOS nativa, Android nativa, PWA, etc), para las diferentes OS (diferentes navegadores, iOS 10/11, etc). Está seguro también de emplear unos probadores beta: te aportarán sin duda elementos en los cuales no harás pensado antes…
 
La mayoría de los constructores de aplicaciones proponen una aplicación test para hacer pruebas adicionales. Sin embargo, la manera la más óptima de probar tu app es a través de su versión AdHoc que, de hecho, es la versión final de la app que estará enviada a las Tiendas y que podrás descargar y utilizar en tu dispositivo. Es la réplica exacta de la que tus usuarios finales podrán utilizar. Todos los aspectos de la app podrán ser probados con este método. Otra opción, para las apps iOS nativas, es TestFlight: un producto Apple que te permite probar de manera eficaz tu app antes de publicarla.
 
Aquí tienes una checklist estándar que tu y tus probadores beta pueden seguir durante las pruebas:
 
✔  Rapidez global de la app
✔  Ningún crash cuando una acción está realizada
✔  Rendimiento de la app cuando la conexión internet está instable 
✔ Todas las funcionalidades/interacciones responden a las tareas que suponen realizar
✔  Diseño visualmente atractivo y correctamente adaptado a todas las pantallas
✔  Navegación intuitiva e eficaz
✔  Ningún aspecto de la app está “ocultado”
✔  El nombre de la app y la descripción en las tiendas son explícitos

9. Publicación

Es el momento el más agradable para cualquier desarrollador móvil: la publicación de la app.
 
Distribuir aplicaciones iOS y Android en las Tiendas requiere ciertos trámites administrativos, empezando por el registro de su cuenta de desarrollador. Para los dispositivos Apple, tendrás que suscribir al Developer Program for the App Store, que cuesta $99/año. Guarda en la mente que Apple requiere que el propietario de la cuenta de desarrollador sea también el dueño del contenido de la app. Entonces, si publicas múltiples aplicaciones iOS para varios proyectos, cada uno deberá tener su propia cuenta de desarrollador individual. Volverse un Google Play Publisher cuesta $25 (un solo pago), y la única condición es poseer una cuenta Gmail.
 
La publicación de la app es independiente para cada Tienda, lo que significa que los dos ficheros binarios compilados después del desarrollo estarán abordado separadamente, sin ninguna correlación.
 
 

Cómo crear una app para Android e iOS - Sencillo tutorial paso a paso
iOS
 
La publicación y la gestión de las apps en la App Store están efectuadas en iTunes Connect. Después de haber creado el proyecto y haber cargado el .IPA (fichero binario para iOS), podrás concentrarte sobre el detalle y la optimización de la información sobre tu app en la App Store.
Guarda en la mente que Apple es bastante estricto para la publicación de las apps en su Tienda. Te aconsejo familiarizarte con sus requisitos y hacer lo necesario para asegurarse que todas sean respetadas. Siguiendo el envío tu app enviada a la Tienda, estará revisada por su equipo (lo que puede tomar 3 días en promedio). Si todo está conforme, será publicada y lista para ser descargada.

Android
 
La gran parte del proceso de publicación para una app Android se efectúa a través de la Google Play Developer Console. En esta interfaz, vas a cargar el archivo binario .APK y añadir elementos de información importantes a propósito de tu app (descripción, screenshots, rating, etc), así como las características comerciales, como el precio y los métodos de distribución.
 
Publicar una app Android es un poco más fácil que para una app iOS: no hay ningún proceso de revisión por el Google Play y tu app será disponible de manera pública unas horas después de haberla enviada. No quiere decir que no debes estar conforme a las regulaciones establecidas por Google Play, ya que podrán retirar tu app en cualquier momento después si se notan derivas…

Web
 
Afortunadamente, publicar una Progressive Web App es mucho más sencillo. Sólo tienes que preocuparte del alojamiento de tu app en un servidor web y asociarle un nombre de dominio. Como este proceso es tan fácil y rápido, puedes pasar más tiempo sobre la optimización del SEO, para asegurarse que tu app sea fácilmente descubierta por tu audiencia.

10. Optimizaciones y actualizaciones

Si justo acabas de entrar en la industria tecnológica, ¡vas a realizar que las cosas evolucionan muy rápidamente!
 
Una vez que tus usuarios hayan empezado a descargar tu app, mantén un ojo sobre sus retroalimentaciones para poder ofrecer mejoras. Otros indicadores que puedes utilizar son los datos analíticos del uso de tu app. Vigila de cerca los KPIs claves como el número de lanzamiento por día, así como el tiempo pasado sobre las páginas de tu app. Te puede dar una buena idea sobre como tus usuarios utilizan tu aplicación. Recuerda: las cifras nunca mienten.  
 
Otra cosa que cada propietario de app tendría que hacer: publicar regularmente nuevo contenido y nuevas funcionalidades. Que sean novedades puras o actualizaciones, se trata de la manera la más eficaz para guardar tus usuarios comprometidos y para evitar que suprimen tu app de sus dispositivos por cansancio o bajo uso. Logra que tus usuarios sean al corriente de las nuevas actualizaciones. Puedes avisarlos con notificaciones push o poniendo de relieve estos nuevos elementos en la parte más visible de tu app: la Home.
 
Puedes actualizar tu app en las Tiendas tantas veces como desees. Sin embargo, en ciertos casos, tendrás que enviar una nueva versión de tu app si modificaciones más importantes habrán sido aportadas. En cuanto a tu PWA, podrás estar actualizada de manera infinita y sin ninguna coacción. De todos modos, ¡no dudes en aportar novedades a tu app en cuanto lo puedas!
 

Escribimos este artículo práctico basado sobre la experiencia de más de 30.000 aplicaciones hechas con GoodBarber. Esperemos que te haya sido útil para orientarte en el proceso de creación de tu propia app móvil.
 
Si tienes cualquier duda o pregunta, no dudes en comentar este artículo y te ayudaremos con mucho gusto.
 
¡Happy app building!



Ingresa tu email